El Poder Sobrenatural

Cuando una persona tiene un poder especial
Orientación respecto a la fuente de donde proviene el poder sobrenatural.

A veces, sin saber qué hacer, buscas una solución. Sanidad. Que tu casa tu trabajo mejore.
Y recurres a alguien. Que tiene un poder especial. Sobrenatural.
Ese poder, ¿es de Dios o del Enemigo?

Si tú quieres, puedes saber de dónde proviene.
Si no es de Dios, contradice a Dios.

¿Cómo puedes saberlo?
Simplemente así: La persona que posee ese don o poder, lo ejerce de una manera contraria a las indicaciones de Dios.

Ten en cuenta lo siguiente:
1) En la Palabra, Dios dice que su gloria no la cede a nadie. Por lo tanto, si la persona que cura pasa a tener fama, haciendo que el Nombre de Jesús o de Dios no se mencione en primer lugar, entonces ese poder no es de Dios (Isaías 42.8).

2) Como consecuencia se predica el nombre del “curandero o parasicólogo”. Y al que se debe predicar o anunciar, es a Jesús y su Palabra.
Un ejemplo sencillo:
El que “sana o cura” dice que no es él, el que realiza la curación, sino Dios. Eso no significa que el poder de ese curandero sea de Dios.
Se puede considerar de Dios, cuando la persona luego de atendida anuncia a Jesús como sanador, cuenta su experiencia con el Señor y siente un llamado a la conversión, sintiéndose salva o dispuesta a buscar su salvación (Juan 4.1-42).
Si el poder del que cura, es del Enemigo, la persona que fue atendida sale anunciando el nombre del curandero, las virtudes del curandero, el lugar donde atiende el curandero, y aconseja ir al curandero (adivino, parasicólogo, espiritista, etc... que lo asistió).

3) Si la consulta o curación es gratis (o piden que dejen algo para la virgen o el santo, dicen ellos, o cobran una suma determinada) esto no significa que el poder que se manifiesta es de Dios porque, como el propósito del enemigo es sobre todo, desviar a la persona de la fe en Jesús, entonces trabaja gratis y así queda la persona poseída o atada por el enemigo, gratis, aunque se sienta sana y próspera.
Y sus problemas en lo sucesivo serán mayores. Y la consulta o curación, no será gratis en definitiva, sino muy costosa.

4) El que recibe poder no de Dios - lo hereda - o es elegido y debe hacer un pacto con algún espíritu maligno para tenerlo, o la aparición de una supuesta virgen, santo, ángel, Jesús, un familiar muerto o curandero fallecido le concede ese poder. Dios no da su poder de esa manera. Así obra el diablo. Al morir el curandero ese poder pasa a otro.
O lo da antes de morir al “elegido” o el enemigo que habitaba en su cuerpo, al morir, sale de él y posee a otro individuo que seguramente también va a ejercer el curanderismo.

5) El poder de Dios se recibe por el llenado del Espíritu Santo, a través de la Palabra predicada.
El poder de Dios es para todos los que creen en Jesús. No se hereda sino que viene por la voluntad de Dios al dar el Espíritu Santo.

La palabra de Dios dice que:
“recibiréis Poder cuando venga sobre vosotros el Espíritu Santo
y me seréis testigos...” (Hechos 1.8)

“Y estas señales seguirán a los que creen...
impondránlas manos sobre los enfermos y sanarán...”
(Marcos 16.17-18)

“y ellos, saliendo, predicaron en todas partes,
ayudándoles el Señor y confirmando la palabra
con las señales que la seguían”
(Marcos 16.20)

6) El servidor que tiene el poder del Espíritu Santo, predica a Jesús, lleva a la gente a conocerlo como salvador, sanador y libertador y ora por la gente, impone manos o no, pero la palabra que predicó, Dios mismo la confirma a través de señales o milagros.

Jesús está vivo y donde se habla con El, donde se congreguen en su nombre, allí está El
(Mateo 18.18-20).

Y si le pides en su Nombre, El sana, libera y sobre todo salva. Luego, la persona que estuvo conforme, generalmente anuncia que fue curada por el Señor.

7) Si alguien quiere saber lo oculto, o sanarse o pedirle ayuda a Dios y recurre a una persona que invoca a alguien que murió, en realidad se recurre a un servidor del Enemigo pues en la Palabra, Dios dice que sus hijos y sus servidores no recurren a los espíritus de personas fallecidas para saber el pasado presente o futuro o para curar, liberar, etc...

Deuteronomio 18.9-14 "...no ha de haber en ti nadie que haga pasar a su hijo o su hija por el fuego, que practique adivinación, astrología, hechicería o magia. ningún encantador ni consultor de espíritus o adivinos, ni evocador de muertos."

El único que murió, resucitó y está siempre vivo para escuchar, sanar y librar del mal, es Jesús!

8) Cuando el que realiza la curación tiene poder del Enemigo, ejaerce una dependencia sobre sus seguidores, de tal manera que no pueden dejar de visitarlo cuando tienen un problema y no aprenden a orar a Dios, sino a hablar con el curandero, parasicólogo, adivino, etc.

9) Así, si esa persona “con poderes” se va a un lugar lejano, los seguidores se afligen por su ausencia como si Dios se fue lejos. Jesús no se va, ni se duerme, ni se muere y siempre quiere nuestro bien, estando atento a nuestra petición.

10) Además Dios concede el Poder del Espíritu Santo a millones de servidores de El, que le obedecen, que se someten a su Palabra (no a uno y por herencia, como hace el Enemigo). Ellos, los servidores de Dios, además de orar por la gente para que reciba lo que pide - sanidad, liberación – también conducen al cielo, a salvación, y todo lo contrario sucede cuando la gente acude a los siervos del Enemigo.

11) Cuando recurriste a Dios y nunca sentiste su presencia, ni recibiste su ayuda, y su poder no se manifiesta para ti, entonces el problema no está en Dios. Nunca está en El, porque El es perfecto. Seguramente al dirigirte a El, lo hiciste a tu manera, la que una vez te enseñaron, y tal vez nunca leíste una Biblia para ver si esa manera agrada a Dios. En la Biblia, Dios nos enseña cómo hablar con El, como obtener su ayuda.Y si le hablas como El quiere, te escuchará y te contestará.

La superstición, la adivinación, la astrología, la numerología, los horóscopos, la percepción extrasensorial, el hipnotismo, la práctica de yoga, las drogas, la brujería, el curanderismo, el espiritismo y cosas semejantes, son prácticas diabólicas y sumamente perjudiciales. Dios las llama abominación y prohíbe terminantemente que sus hijos tengan algo que ver con ellas. Jesucristo es poderoso para librarnos de toda influencia o atadura que hayamos tenido con respecto a éstas prácticas. Se debe renunciar a ellas y abandonarlas.

Recibe la paz y la bendición del Señor. Y si estás recurriendo a siervos que no son de Dios, sino del Enemigo, entonces renuncia a ellos, y recibe a Jesús en tu corazón y El te sanará y ayudará en lo que necesites.

Si quieres puedes orar así
Dios Padre, en el nombre de Jesús te doy gracias porque me amas y me ayudas.
Reconozco que hice lo que no te agradaba,
por esote pido perdón y renuncio a los curanderos, parasicólogos, espiritistas,
y a todo poder del enemigo al que recurrí por ignorancia y necesidad.
Jesús, te recibo en mi vida. Ayúdame.
Tengo problemas que ahora pongo en tus manos,pues en ti confío solamente.
Tú eres quien más me ama y el único todopoderoso que obra para mi bien.
Toda la gloria es tuya por siempre. Amén.

Arriba↑ 

Iglesia Cristiana Carismática
Chaco: Pcia. Roque Sáenz Peña: Tel.: 0364-4426461 - Cel.: 0364-154 615324/
Resistencia: Tel.: 0362-4485348 - Cel.: 0362-154 871915/
Tres Isletas: Cel: 0364-154 676753 - 0364-154 335635/
Quitilipi: Cel.: 0364-154 382493 - 0364-154 311476/
Mendoza: Tel: 0261-4273894 - Cel: 0261-15 6203297
E-mail: [email protected]