Y...¿Quiere Dios el Bautismo?

El bautismo generalmente lo hemos recibido cuando éramos bebés.
Así que personalmente no sabíamos en qué consistía. Eramos muy pequeños.
Las diferentes religiones adoptan diferentes bautismos.
Nosotros veremos el que enseña Dios.

El bautismo para El, es un paso que se da luego de tener fe en Jesús y de arrepentirse de la vida que se lleva en desobediencia a El.
Por lo tanto, cuando una persona oye la Palabra de Dios y cree en Jesús da un paso de fe maravilloso.
Luego de pensarlo, esa persona puede o no decidirse a recibir sus palabras, obedecerlas.

Una de las decisiones fundamentales es decirle a Jesús que lo recibe en su vida, que le abre las puertas de su corazón. Que lo acepta y se arrepiente de lo malo que hizo y empezará un camino diferente con El a su lado. Eso es volverse a Dios. Arrepentirse.
Por supuesto, debe ser un paso sincero. Luego, recién sigue el bautismo.

Con Jesús en el corazón, en la vida, con la sinceridad de querer empezar una vida siguiendo a Jesús, no practicando voluntariamente el pecado, la persona decide bautizarse.
El bautismo significa que somos sepultados (en las aguas) como junto al Señor cuando murió en la cruz por todos morimos a la vida vieja por nuestra voluntad, y nos levantamos de esas aguas, de esa sepultura como Jesucristo resucitó, para vivir una vida nueva. Nacidos nuevos para Dios.

Precioso... ¿no te parece?
No hay médico en el mundo, ni sicólogo, ni novia, ni madre... nadie nos puede hacer nacer de nuevo.
Sólo Jesucristo.

¿Y por qué hay que bautizarse?
Porque Dios quiere.
El dice "el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios." (Juan3.3)
Y también "el que creyere y fuere bautizado, será salvo" (Marcos 16.16)
Lavarse los pecados... Lo podemos hacer gracias al maravilloso Señor.

¿Por qué negarnos a tan excelente oportunidad de bendición?
Limpiarnos de toda maldad, de esa vida en la que no conocíamos su Palabra. Muchos se sienten limpios, como si nada malo hicieron, y dicen no necesitar el arrepentimiento y mucho menos un bautismo. Pero Dios no es mentiroso y dice que TODOS PECARON.
Por lo tanto, dichoso se sentirá aquél que se ve limpio, pero debe saber que si muere es probable que no tenga vida eterna.
Por lo tanto, sabiendo que la Palabra es la verdad, debe creer, reconocer su pecado, arrepentirse y bautizarse.
Simplemente Dios sabe: todos somos pecadores que necesitamos un salvador. Por eso lo envió.


Ahora puedes leer algunas párrafos bíblicos que te instruirán en el tema.

Justo antes de ascender al cielo, Jesús les habló diciendo:
“Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.
Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones,
bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo,
enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado,
y he aquí yo estoy con vosotros todos los días,
hasta el fin del mundo. Amén."
Mateo 28.18-20

- Según el evangelio de Marcos
"Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo, mas el que no creyere, será condenado" (Marcos 16.15-16)

- En el día de Pentecostés, Pedro mandó a la gente a bautizarse "para perdón de pecados" (Hechos 2.38).
Animaba a los presentes a salvarse y esperaba que muchos se bautizaran (Hechos 2.41).

- Cuando Pedro terminó su mensaje a los gentiles, dijo:
"¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados éstos que han recibido el Espíritu Santo
también como nosotros?" (Hechos 10.47-48)
.
A pesar de que habían sido bautizados en el Espíritu Santo, Pedro los mandó a bautizar con agua.

- Aunque no era apóstol, Felipe fue a Samaria y predicó a Cristo (Hechos 8.5).
En respuesta a su prédica, "creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y en el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres" (Hechos 8.12).

- Felipe predicó a un etíope en Hechos 8.35.
El etíope se quiso bautizar de inmediato.
Dijo "Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado?" (Hechos 8.36).
Y Felipe le respondió "Si crees de corazón de todo corazón, bien puedes" (v. 37) Y le bautizó (v. 38).
No hubo un período de tiempo en espera ni una congregación de testigo ni un compromiso firmado hacia un pastor o iglesia.

- En Hechos 16.13-15, mientras Lidia escuchaba a Pablo; el Señor le abrió el corazón, y tanto ella como toda su familia fueron bautizados.

- En la conversión del carcelero de Filipos, Pablo y Silas le dijeron, "Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa... Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa...
y él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y en seguida se bautizó él con todos los suyos y llevándolos a su casa, les puso la mesa;
y se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios" (Hechos 16.31-33)
.

- Pablo predicaba y practicaba el bautismo de inmediato. En cada ejemplo de conversión que nos detalla el libro de los Hechos, las personas fueron bautizadas después de una sola lección.

- Y tenemos el caso de Pablo.
Jesús le dijo "Levántate, y ve a Damasco, y allí se te dirá todo lo que está ordenado que hagas" (Hechos 22.10)
"Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados,
invocando su nombre" (Hechos 22.16).

- Podemos tener en cuenta que Pablo había visto al Señor en el camino a Damasco, también ayunó tres días y tres noches (Hechos 9.9-11), aceptó a Jesús como su Señor (Hechos 22.10).
Pero tuvo que bautizarse para lavarse de sus pecados.
No bastaba todas sus vivencias anteriores con Jesús.

Aquí te presentamos una lista de versículos para que realices un estudio bíblico referente al tema.
- Juan 3.5
- Marcos 1.4-5
- Mateo 3.5-9 y 13
- Lucas 3.21-22
- Hechos 2.1-42
- Hechos 10.44
- Hechos 19.2-5
- Romanos 6.4
- Colosenses 2.12
- 1 Pedro 3.21
- Tito 3.5

Puede realizar una reflexión basándose en estas preguntas:
¿Tenía usted fe cuando era bautizado?
¿Se había arrepentido de sus pecados?
¿Ha recibido usted el verdadero bautismo bíblico?
¿O usted está confiando en los que otros han decidido por usted?
¿No cree que este tema tiene demasiada importancia para su vida?


Cualquier duda o comentario no dudes en escribirnos que gustosamente te contestaremos.

Arriba↑ 

Iglesia Cristiana Carismática
Chaco: Pcia. Roque Sáenz Peña: Tel.: 0364-4426461 - Cel.: 0364-154 615324/
Resistencia: Tel.: 0362-4485348 - Cel.: 0362-154 871915/
Tres Isletas: Cel: 0364-154 676753 - 0364-154 335635/
Quitilipi: Cel.: 0364-154 382493 - 0364-154 311476/
Mendoza: Tel: 0261-4273894 - Cel: 0261-15 6203297
E-mail: [email protected]